Traductor

martes, abril 17, 2007

Los periodistas víctimas del terror


Periodista kurda asesinada

Los cadáveres de una periodista kurda, Iman Yusef, que colaboraba con una emisora de esa nacionalidad y de su marido, Moayed Hamid, aparecieron con impactos de bala cuatro días más tarde de ha haber sido secuestrados, según información facilitada por el partido la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK).

Al parecer, la periodista, de 43 años y madre de dos hijas que trabajaba para una emisora local de dicha agrupación política en la ciudad de Mosul y en la que empezó a colaborar sólo hacía dos meses, fue secuestrada junto a su marido cuando regresaban a su casa y fueron asesinados a tiros posteriormente.

Según el Comitè para la Protección de los Periodistas, con sede en Nueva York, en 2007 seis periodistas iraquies han sido asesinados, aunque la asociación Reporteros sin Fronteras eleva a 16 dicha cifra.

La Federación Internacional de Periodistas, con sede en Bruselas, afirma en su informe anual correspondiente al año pasado que se produjeron 69 asesinatos de personas vinculadas con los medios de comunicación en Irak, país que hasta el 31 de diciembre de 2006, habían perdido la vida un total de 171 profesionales de la información, desde el comienzo de la intervención estadounidense en marzo de 2003.




Temor por la vida de Alan Johnston


Un portavoz de la BBC expresó su "gran inquietud" por los "rumores" de la posible muerte del reportero de la BBC Alan Johnston, de 44 años, surgidos a raíz del comunicado de las Brigadas de la Yihad y el Monoteísmo en el que aseguraban que “lamentan sentirse obligados” a matar al periodista para “enviar un mensaje a aquellos que no han respondido” a las “demandas planteadas”. Afirma también dicho comunicado que “cuando un periodista extranjero es capturado, todo el mundo se vuelve loco, por ello estamos sorprendidos por la posición de nuestro Gobierno y de la presidencia de abandonar a su suerte a los prisioneros palestinos y no escuchar nuestras demandas”.

Desde que se produjo el secuestro, los periodistas y la población de la franja de Gaza se han manifestado periódicamente para exigir su liberación y el cese de esta práctica terrorista de la que han sido víctimas ya 18 extranjeros, entre ellos una docena de periodistas, por parte de milicianos o simples delincuentes.

“Estamos al tanto de esta información y la examinamos de manera urgente", afirmó un representante del Foreign Office a la agencia de noticias France-Press. Por su parte, un portavoz de la BBC expresó su "gran inquietud" por los "rumores" sobre el paradero y posible muerte de Johnston,


Periodista mejicano asesinado



Según fuentes oficiales mejicanas, el periodista de esa nacionalidad, Saúl Martínez, de 36 años, periodista-editor del diario Agua Prieta, fue secuestrado en la norteña ciudad de Agua Prieta, en el estado de Sonora, por un grupo de individuos, al parecer, pertenecientes al crimen organizado,
Eduardo Bours, gobernador de ese Estado, indicó que "por el tipo de armas largas utilizadas y la forma de actuar, sin amedrentarse", el secuestro la realizó el crimen organizado "en las puertas de la comandancia de Policía" de Agua Prieta, donde, al parecer, Martínez intentaba refugiarse. Bours dijo que "se tiene conocimiento de que el periodista de Agua Prieta tenía ligas (vínculos) con un ex policía que fue 'levantado' (secuestrado) también hace más o menos un mes". Según la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), 33 periodistas han sido asesinados en México desde 2000, a lo que hay que sumar cinco informadores desaparecidos. Durante el mandato presidencial de Vicente Fox (2000-2006), México se convirtió en el páis número uno en atentados a periodistas en el mundo en países no en guerra, por lo que se sitúa por detrás del Irak, teniendo en cuenta la guerra que asola a este país. Teodoro Rentaría Arroyave, vicepresidente de la FELPA además señaló que, "en los primeros cinco meses del Gobierno de Felipe Calderón, el fenómeno de atentados a comunicadores no cesa".El asesinato más reciente de un periodista ocurrió a principios de abril, cuando el periodista Amado Ramírez fue tiroteado en el balneario de Acapulco (Pacífico mexicano)